La hidratación de la piel en invierno

El cambio de estación y la llegada de los frentes fríos te habrán hecho sentir la piel más tirante, pero no es una impresión tuya ni es porque tienes frío.

La piel en invierno también se ve afectada. Lo notaremos primero en los labios y en el rostro. Tal vez la cantidad que nos poníamos hasta ahora de crema hidratante facial ya no resulte suficiente. Recuperamos de entre los bolsos del año pasado aquel protector labial sabor coco o frambuesa.

Y así es, la piel te pide que seas más [email protected] con tu crema hidratante, tanto facial como corporal.

Esto sucede porque en invierno los vasos sanguíneos se estrechan para proteger el cuerpo de la pérdida de calor y con esta retirada la piel reduce su actividad en la superficie. Por lo tanto, también se ve afectada la secreción de las glándulas sebáceas y así es como se provoca la descamación característica, así como las rojeces.

Las zonas más afectadas son mejillas, labios y manos. Pero, aunque de entrada no se aprecie, el resto del cuerpo también necesita que la alimentes con una crema corporal más concentrada en nutrientes y reparadores.

Así como cuidamos la piel en verano, también es importante protegerla en invierno, evitando así un envejecimiento prematuro de nuestra querida piel.

Opta por cremas que contengan aceites altamente hidratantes. Cremas que nutran, rehidraten, equilibren y sean emolientes. Que contengan aceites con efecto suavizante y calmante. Por ejemplo cremas que lleven espino blanco (Omega 7), aceite de Jojoba (ceramidas al 95%) que actúa como regulador sebáceo entre otras varias propiedades, aceite de almendras dulces (vitamina E), aloe vera (conocido regenerador e hidratante) y ácido hialurónico, una de las sustancias más versátiles de la naturaleza.

Cuida tu piel, es única. Origen Natural Shop.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *